Tercer satélite venezolano Antonio José de Sucre

Prensa Mppeuct

Director del INIA Bolívar asegura: “Producir y conservar semillas es vital para nuestra soberanía alimentaria”

Compartir en Facebook


En la Unidad Territorial Bolívar se conversó sobre semillas.


Ernesto Martinez

Como parte de las actividades conmemorativas del XXVIII Aniversario de la Unidad Territorial Fundacite Bolívar del Ministerio del Poder Popular para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, se llevó a cabo en sus instalaciones un conversatorio sobre Producción y Conservación de Semillas, en el cual participaron representantes del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA) Bolívar, la empresa gubernamental Agromejoramiento y Semillas Bolívar y productores del Municipio Caroní.


Inició la actividad el Dr. Luis Cárdenas -presidente de Fundacite- quien en sus palabras de bienvenida destacó la importancia del esfuerzo que el Gobierno Bolivariano ha venido haciendo para alcanzar la soberanía alimentaria del país, y del papel que desempeña Fundacite Bolívar en la articulación de los actores involucrados en la tarea. En este sentido, el Ing. Pedro Pablo Viñoles -Coordinador del Área Estratégica de Seguridad y Soberanía Alimentaria de esa misma institución- dio a conocer el trabajo que Fundacite Bolívar viene realizando con comunidades rurales del municipio Caroní, “en aras de realizar un registro de semillas locales, para posteriormente evaluar su calidad y apoyar a los pequeños productores en lo que a formas de conservación se refiere”.


El conversatorio fue dinamizado por el Ing. Ernesto Martínez, Director del INIA Bolívar, quien de manera general señaló aspectos importantes del Plan Nacional de Semillas y la Ley de Semillas, y de los cultivos estratégicos del estado Bolívar. Después de este panorama general explicó las formas de identificar, seleccionar, preparar y conservar semillas para mejorar la producción agrícola en calidad y cantidad.


Explicó Martínez que en el proceso de conservación de la semilla, “se requiere tomar en cuenta el espacio del que se dispone, las características de la semilla, su adaptación al clima, propagación y dificultad de reproducción, para luego definir las condiciones y tiempo de almacenamiento”. Señaló también que cuando la conservación de la semilla se da de manera artesanal, es importante llevar un registro exhaustivo del origen y condiciones de las semillas para garantizar los resultados esperados.


En sus palabras de cierre expresó: “El pequeño productor, con una información básica, puede producir semillas para su propio cultivo y conservarlas de manera que garantice la producción para años sucesivos, aportando así, su grano de arena en el camino hacia la soberanía agroalimentaria”.

 

Prensa Mppeuct - UT Bolívar.-